martes, 11 de octubre de 2011

A la hora de las estrellas

Era un camafeo chino de jade y plata. Se lo había traído de regalo en uno de sus viajes por Oriente. En su interior se escondía un reloj. Según su tía era una pieza  muy antigua y apreciada. Poseía propiedades mágicas. Nunca hizo caso de aquellas supersticiones y en pocas ocasiones lo lució, aunque le supo mal perderlo. El murmullo de voces familiares se había ido apagando, ya no estaban, habían desaparecido y el fantasma con ellos. (Enviado por Magdalena Carrillo Puig)


Fragmento elegido para formar parte de la historia completa iniciada por Ángeles Mastretta


 publicado en el País

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada