jueves, 12 de enero de 2012

Solo ella





Se decidió sin meditarlo demasiado, como se hacen a veces algunas cosas que después se revelan como verdaderamente importantes. Por impulsos. Solo pensó en ella, cogió los ahorros de los últimos años y los invirtió en un crucero por las islas griegas durante las navidades, sin dar mayores explicaciones a nadie. Por fin vería cumplido su sueño. Nunca hubiera imaginado que su vida iba a sufrir semejante transformación, como ya presagiaba el nombre del crucero: "libertad en el mar".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada