viernes, 6 de enero de 2012

En el país de Nunca Jamás (Para Geli)


El gato había ocupado su sillón preferido, el orejero, y Geli no tenía ganas de discutir con él, lo echó hacia un lado y compartieron acomodo durante un rato. La charla casual con un amigo psiquiatra la había acabado contrariando. Si se lo pasaba bien con Julieta ¿por qué tenía que hacerla desaparecer de su vida? Ese metomentodo no tenía ni idea de nada. ¡Bastantes rutinas poseía ya la vida, como para querer permanecer en ella sin fantasía!
Desde la cocina una llamada la sacó de sus divagaciones:
-¡Querida, ya está lista la cena, ven rápido, que hoy nos toca sesión de escritura para los amigos de VE!
Julieta, que sabía hacer de todo, era su compañera perfecta, la cuidaba y le ofrecía argumentos para sus relatos. Lo tenía claro, desoiría los consejos de su entrometido amigo, pero no abandonaría jamás su constante fuente de inspiración.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada