viernes, 6 de enero de 2012

Monólogo interior




“No me va a dar tiempo, no acabaré para la boda y mira que me comprometí yo sola, por bocazas me pasa, pero es pesadísimo bordar  tantas flores en este tejido tan fino y con las puntadas tan pequeñas, claro que es divino y es mi mejor amiga y el mantón quedará precioso sobre sus cabellos dorados, se lo merece todo, esto y más. Y no el panolis con el que se casa, ya lo decía la tía Edelvina, no te fíes, no te fíes y ahora una criatura, si es que somos tontas de remate, nos dejamos embaucar por el primer hombre apuesto que pasa y nos lían y ya se sabe. Que no se me olvide acercarme al colmado a por tomates que no quedan para la ensalada y con tanto bordado se me va el santo al cielo, pero ¿qué es eso? si ya están dando las doce en el campanario, se me ha pasado la mañana volando, está claro que no me va a dar tiempo.”


                                          **********************


"Cómo son los recuerdos, tantos veranos presumiendo de chal y tan suave la sensación del roce con mi piel. Me lo trajo la tía Edelvina de Cuba, qué cosas tan bonitas traía de sus viajes, siempre me gustaban, pero especialmente este chal que atesora mis más preciados momentos. Pájaros, flores, bordados con hilos de seda y parece que no haya pasado el tiempo por ellos, como se hacían las cosas antes, hay que ver, con sabiduría y buen gusto, para que duraran y te acompañaran toda una vida"  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada