sábado, 19 de noviembre de 2011

“Sin contemplaciones”


Llovía tanto y tanto que me pilló totalmente desprevenida. Una gota fría como lo llaman ahora. La cuestión es que el perro tuvo que abandonar su espacio vital -el patio- y cobijarse en una cesta en el interior de la cocina. ¡Menos mal que mi chucho es pequeño!
Pasó mi vecina de urbanización, la Pili, a tomarse un café conmigo porque debía de estar aburrida, dejándome tras de sí el suelo inundado y me dijo:
-Esto no es plan, Mari,  el Tito, no puede quedarse aquí dentro, no es nada, pero nada profiláctico.
 A mí, personalmente, la higiene me la trae al pairo. No quise replicarle y la dejé parlotear sobre las cien mil enfermedades que podría acarrearme. La Pili se hace la fina conmigo y me estaba poniendo mala malísima de escucharla, tanto taladrarme, así que la despaché sin miramientos.
Mi Tito es mucho Tito, es el perro más borde que conozco, y no está bien que yo lo diga, pero procede de una familia desestructurada y lo encontraron los funcionarios de la perrera solo y vagando por las calles. De ahí su extraña afición a irse de pendoneo y escaparse a la mínima que te descuidas.
La cosa es que con tanta lluvia, aunque la casa se me caía encima, yo estaba que me subía por las paredes, y para más inri, la novela esa del Cela que me había encontrado, me estaba poniendo de los nervios y el Tito que no paraba de lloriquear, así que se me fue la pinza, le abrí la puerta de la calle, y a pesar de que caían chuzos de punta, le ordené: ¡aire, a ventilarse tocan!
Nunca más regresaron  a mi casa a darme la murga, ni el Tito ni la Pili.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada