lunes, 26 de enero de 2015

Un mar de deseos






Las noches en que llegaba tan y tan cansada a casa, se desnudaba, se ponía su traje de sirena y se sumergía en un profundo sueño. Descansaba sobre un mullido lecho de algas y corales, rodeada de estrellas, arenas y palabras. El murmullo y vaivén de las olas la adormecían como una nana. El hombre tranquilo vigilaba sus sueños, mientras que el hombre risueño, paciente aguardaba. Un círculo de aves celosamente la rodeaba.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada